Publicidez

publicidad, lucidez, acidez

AHORA SUS ARMAS...

¿Ha llegado la publicidad al fin de sus días? ¿Servirán las herramientas de control mental –con las que nos han machacado cabeza, alma y cuerpo– para cambiar el guión de la película y despertar personas, en lugar de adocenar a las masas? ¿Es esta crisis un inmenso despertador de conciencias gracias al que las personas empiezan a entender cómo desenchufarse de matrix y comenzar a vivir (felices)?

... SON LAS NUESTRAS

Estas y otras preguntas, con sus contundentes respuestas gráficas y documentales, tienen cabida en este blog. ¡Esperamos vuestras aportaciones... antes, durante, y después de la publicidad!

Plan de retorno “voluntario"

El gobierno de España, a través de su ministerio de trabajo e inmigración, ha puesto en marcha un plan de retorno voluntario para inmigrantes que quieran volver a sus países de origen y no pisar España, al menos en tres años.

Se pretende comprar las voluntades de estas personas adelantándoles todo el paro que les corresponda e incluso pagándoles el billete de avión y dándoles 50 eurillos de gastos de viaje por cada familiar "reagrupado" que se lleven de vuelta a su tierra.

Aparte de venirme a la cabeza una serie de consideraciones éticas sobre las que no creo necesario extenderme, me sobrecoge la gráfica por lo patética, subliminalmente xenófoba y por lo hipócritamente emotiva, so capa de austeridad conceptual y compositiva.





Les ha tocado figurar, con una combinación perfecta de cara de pena y reflexión a la vez –enorme la dirección de actores– al "moro" y a la "guachimole", seguramente los peor vistos, aunque la oferta es extensiva a rusos, brasileños, canadienses, norteamericanos (estos son ya del tercer mundo), paraguayos, ucranianos, argentinos... ¡hasta andorranos! pero ¿eso no era un paraiso fiscal?.

De todas maneras, hay que excusar –una vez más– a los creativos, ya que si hubiesen puesto un canadiense, aquí no se habría dado por aludido ni el tato... y si ponen a una mulata de Río, lo que hacemos es irnos todos los españoles a Brasil, cosa que no es el objeto de esta campaña tan seria.

Como al final siempre conviene al observador evolucionado y consciente, la indignación se torna en humor y éste se expresa mediante la sátira y la reinterpretación reorganizada de los elementos constitutivos del enfado, dibujando una nueva realidad que, además de hacernos esbozar una sonrisa, nos enfrenta a nuestra propia imagen como individuos y como sociedad, delante de ese espejo al que nunca queremos mirarnos.

Recibimos y publicamos dos reinterpretaciones de la campaña; la primera, adecuada a esta noche tan señalada del 5 de enero y por tanto, de rabiosa actualidad, y otra más atemporal, aunque vinculada también a la actual coyuntura socioeconómica (para los de la logse; crisis) tan mencionada y presente últimamente.


Photobucket


Photobucket